lunes, 27 de agosto de 2012

Pat Metheny - Unity Band (Nonesuch, 2012)

El único antecedente de un disco solista de Pat Metheny usando un cuarteto con saxofón es: 80/81 (ECM, 1980), donde participaron los desaparecidos saxofonistas Dewey Redman y Michael Brecker. Otras grabaciones que pueden mencionarse como sendas incursiones en dicho formato, con Metheny como acompañante, son: Wish (Warner Bros., 1993), de Joshua Redman, y Pursuance: The Music of John Coltrane (Warner Bros., 1996), de Kenny Garrett; sin olvidar el antológico Song X (Geffen, 1985), la colaboración con su admirado Ornette Coleman. Pero la verdadera génesis de Unity Band debe buscarse en el tema Arena (Sand), perteneciente al primer álbum como líder del baterista Antonio Sánchez, llamado Migration (Cam Jazz, 2007), donde graba con el saxofonista Chris Potter (Dave Holland, Dave Douglas). Al contrabajista Ben Williams (Marcus Strickland), ausente en el disco de Sánchez, lo conoció cuando Christian McBride, el contrabajista de su último trio a la fecha, lo invitó a un evento realizado en Juilliard con alumnos de dicha escuela de música, quedando maravillado con la interpretación del joven músico. En cuanto a Sánchez, colabora con el guitarrista desde la edición, hace una década, de Speaking of Now (Warner Bros., 2002), del Pat Metheny Group, empleándolo también en los proyectos paralelos a la banda.
Unity Band comienza con los agridulces aires latinos de New Year, donde Potter toca un sorprendente solo, muy expresivo, en el mismo tono conmovedor del que ejecutara en Arena (Sand). Roofdogs contiene la acostumbrada dósis de guitarra sintetizada, instrumento con el cual Metheny ha logrado una identificación, añadiendo un sentido dramático. Come and See inicia con una cadenciosa introducción de Potter en clarinete bajo acompañado de unos rasguidos de la guitarra Pikasso, de 42 cuerdas, para continuar en una demostración de dinámica por parte del cuarteto. This Belongs to You, tocada por Metheny con suma calidez en la guitarra acústica, recorre los habituales paisajes pastorales propios del medio oeste norteamericano, su lugar de nacimiento. En el animado, contagioso Signals (Orchestrion Sketch), el guitarrista usa un orquestrión, una orquesta de robots musicales, cuyo precedente se sitúa en el siglo diecinueve, accionados por solenoides o dispositivos electromagnéticos y controlados con un pedal de efectos; novedad presentada en el disco Orchestrion (Nonesuch, 2010). En el cierre, Breakdealer es un tiempo rápido con una línea melódica apremiante, urgente, en un estilo más decididamente orientado al jazz, donde destaca la propulsiva labor de Antonio Sánchez en la batería.
A medio camino entre los trabajos con el Pat Metheny Group y los trios de guitarra, Unity Band muestra, a pesar de continuar sin hacer cambios sustanciales en el contenido de su música, que las dotes de Pat Metheny como improvisador extraordinario y hábil melodista siguen intactas. ***1/2

No hay comentarios: